Ucrania, más cerca de la Unión Europea

FEC_UcraniaUE_blog

El pleno del Parlamento Europeo y la Rada Suprema (el Parlamento ucraniano) aprobaron el pasado 17 de septiembre, de manera simultánea, el acuerdo de asociación entre la Unión Europea y Ucrania, que aplaza hasta 2016 su parte comercial por las presiones de Rusia que teme su impacto en las relaciones comerciales que mantiene con la república ex soviética.

“Ni la guerra ni la situación política pueden ser excusas para no avanzar en las reformas”, declaró el presidente ucraniano, Petro Poroshenko. El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, por su parte, ha aplaudido el momento “histórico” que supone el voto simultáneo de dos parlamentos para impulsar un acuerdo internacional. Los comisarios de Comercio, Karel de Gucht, y de Política de Vecindad, Stefan Füle, han defendido en un debate previo la importancia de este acuerdo como señal de apoyo a Ucrania.

Un paso adelante hacia la Unión Europea supondría también la solicitud de ingreso en la Unión Europea por parte de Ucrania en el año 2020. Así lo anunció el 25 de septiembre el presidente Petro Poroshenko, quien se comprometió a poner en marcha un programa de reformas llamado ‘Ucrania 2020’ que permitirá en seis años presentar la solicitud a los Veintiocho.

“Este plan prevé unas 60 reformas y programas especiales, cuyo cumplimiento permitirá a Ucrania prepararse para poder presentar dentro de seis años la solicitud para convertirnos en miembro de la Unión Europea” afirmó el Presidente.

Entre las prioridades está la reforma del sistema judicial, donde la injerencia del ejecutivo ha sido la norma durante los últimos años.  Con ello se pone en marcha una decisión aprobada el pasado agosto por el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa sobre la necesidad de adoptar medidas para fortalecer la defensa del país y se abre la puerta a un futuro ingreso en la OTAN de esta república ex soviética.

Ucrania mantiene un rumbo de acercamiento a Occidente en medio del conflicto armado en las zonas prorrusas del este del país, donde milicias insurgentes apoyadas por Rusia, según Kiev, se sublevaron contra el Gobierno central.