RASFF: 35 años protegiendo la salud humana y animal

FEC_RASFF_blog

Este mes la Unión Europea celebra los 35 años de la creación del Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Pienso (RASFF, según sus siglas en inglés, Rapid Alert System for Food and Feeds), una herramienta informática que facilita el flujo transfronterizo de información entre las autoridades nacionales de seguridad alimentaria de los países miembro para garantizar la seguridad alimenticia en toda la Unión Europea a través de un sistema de alertas, que funciona las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Creado en 1979, RASFF es un sistema de comunicación entre los países miembros de la UE, la Comisión Europea, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la Agencia Espacial Europea (ESA), Noruega, Liechtenstein, Islandia y Suiza, con el fin de atajar los problemas que se puedan dar en cualquier tipo de alimento, creando así uno de los estándares alimenticios más altos en el mundo.

A través de RASFF se alerta a terceros países de alimentos y piensos que pueden suponer un riesgo para la población anunciando su retirada, control o seguimiento, garantizando que todos los alimentos consumidos en la Unión Europea cumplan todas las normativas vigentes y que las notificaciones urgentes que se envíen, se reciban y respondan de manera colectiva y eficiente. Así se pueden realizar rastreos de los productos hasta su origen y retirarlos cuando se detecte algún problema.

En 2013 se recogieron 3.205 notificaciones, un 9% menos que el año anterior, gracias a las medidas tomadas por las instituciones y los gobiernos nacionales y los estándares establecidos.

Un ejemplo del buen funcionamiento de este sistema es el escándalo de la carne de caballo que tuvo lugar en varios países europeos y que, gracias a RASFF, se pudo controlar actuando de manera rápida con la retirada inmediata del producto.

Además del sistema interno, se ha creado un nuevo portal para consumidores que permite acceder a información sobre estos anuncio y alertas públicas. Por su parte, la Comisión Europea está desarrollando un sistema informático inspirado en RASFF para la detección de fraudes alimentarios.