Foro Europa Ciudadana presenta el informe “Transparencia en la Unión Europea: Evolución y Perspectivas”

FEC_Informe_blog

Foro de Europa Ciudadana presenta el informe Transparencia en la Unión Europea: evolución y perspectivas elaborado por José Carlos Cano Montejano, presidente de Foro Europa Ciudadana y profesor de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, en el que denuncia que la falta de transparencia en las instituciones europeas aumenta la desconfianza de los ciudadanos europeos hacia las instituciones comunitarias .

Puede descargar el informe completo aquí.
Puede descargar el resumen ejecutivo del informe aquí.

A lo largo de sus 50 páginas en este primer informe se presenta la evolución del concepto de transparencia en las instituciones europeas que, según el documento, ”ha estado ausente durante décadas, donde no han existido mecanismos para articularla ni ninguna voluntad política para su aplicación”.

Con los años, la legislación europea ha ido creciendo cada vez más, tanto en cantidad como en complejidad, lo que ha supuesto que su influencia haya sido determinante en las leyes nacionales de cada unos de los Estados miembros. Por ello, se calcula que más del 70% de las leyes que afectan a muchos aspectos de la vida cotidiana de la gente proceden de Bruselas.

Tanto la Comisión Europea como el Parlamento Europeo han compartido a lo largo de su historia los mismos objetivos respecto a la transparencia, aunque con evoluciones diferentes. Tras varias comunicaciones, debates y reglamentos, como el Libro Blanco de la Gobernanza Europea, la Iniciativa Europea a favor de la Transparencia o la creación del Registro de Transparencia, se ha observado un importante cambio de mentalidad en el seno de las instituciones europeas, aunque, en palabras del profesor Cano “queda mucho por hacer”.

Además, desde Foro Europa Ciudadana, se presentan diez propuestas para mejorar la transparencia en la Unión Europea y acercarla a los ciudadanos, entre las que se encuentran la obligación de registro para cualquier representante de interés que actúe en la Unión; una regulación más estricta del llamado “revolving door” (incorporación de ex funcionarios y ex políticos a empresas con intereses en sectores en los que previamente habían estado legislando), mayores criterios de transparencia para los eurodiputados o la posibilidad de conocer quiénes son los receptores de las ayudas que otorga la UE; entre otras.