Política Europea de Vecindad: trabajando hacia una mayor colaboración

FEC_PEV_blogEl pasado 20 de marzo, el comisario europeo de Ampliación y Políticas de Vecindad, Stefan Füle, presentó ante la comisión de Asuntos Exteriores el informe Política Europea de Vecindad (PEV): Trabajando hacia una mayor colaboración.

En 2004, la Unión Europea estableció su programa de Política Europea de Vecindad con el objetivo de reforzar las relaciones con los países vecinos del Este y el Sur de la Unión Europea para promover la prosperidad, la estabilidad y la seguridad en sus fronteras. Además de establecer entre los países socios acuerdos de cooperación, asociación política y relaciones bilaterales siempre con el compromiso mutuo de respetar la democracia, los derechos humanos, la economía de mercado y el estado de derecho.

Hasta el momento 16 países son socios de la UE bajo el plan PEV: Argelia, Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Egipto, Georgia, Israel, Jordania, Líbano, Libia, Moldova, Marruecos, el territorio palestino ocupado, Siria, Túnez y Ucrania. Junto con los compromisos y acuerdos conjuntos, desde la Unión Europea se establecen acuerdos individuales con cada uno de los socios, para adecuarse a la coyuntura y necesidades de cada uno de manera individual.

Durante su discurso, el comisario Füle, resumió los principales puntos del informe presentado, en el que se hace un balance de lo que se considera el instrumento de política exterior más poderoso de la Unión. Según el documento aprobado, los acontecimientos vividos en algunos países socios en los últimos años han demostrado que la instauración de un sistema democrático requiere tiempo, no sólo de unas elecciones.

La desigualdad, la corrupción o la falta de independencia judicial, siguen siendo tres de los grandes problemas a los que muchos países socios deben enfrentarse y para los que precisan ayuda externa y tiempo.

Además de reforzar la paz y prosperidad que tanto la Unión Europea como los socios buscan con este Plan de Vecindad, Füle recalcó la importancia de las reformas socioeconómicas que se han iniciado en muchos países (para las que también se pide tiempo) y el éxito de algunos acuerdos de movilidad firmados con varios socios, que conllevan movilidad de personas, ideas y valores.

A pesar de que los resultados de la Política Europea de Vecindad son alentadores y, de momento, desiguales, desde la Comisión de Políticas de Vecindad se apuesta por seguir manteniendo esta herramienta que tendrá grandes logros en el futuro de seguir con las previsiones establecidas.

Para 2007-2013 la dotación prevista para la PEV es de 12.000 millones de euros.