Luz verde para el nuevo acuerdo de pesca entre UE y Marruecos

El nuevo acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos ha visto la luz después de tres meses de negociaciones y más de cinco rondas de reuniones.

 

No ha sido fácil dejar puntada sin hilo en estos encuentros que han traído de cabeza a la UE, tras  el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de febrero pasado, que estableció que las aguas del Sáhara Occidental no eran de soberanía marroquí. Esta decisión judicial ha sido la dura línea roja negociada por parte de Marruecos, desde el inicio de las conversaciones. Las negociaciones para renovar este acuerdo comenzaron el pasado 19 de abril en Rabat y concluyen tres meses después, tras cinco encuentros entre ambos equipos.

 

A falta de detalles por parte de ambas partes, parece que el documento final del acuerdo “respeta” esta sentencia e incluye una referencia “explícita” a las aguas adyacentes al Sáhara Occidental y a la necesidad de distribuir el impacto económico y social de la actividad pesquera entre la población del área. Se ha de tener en cuenta que en las aguas saharauis se pesca más del 90% de las capturas de la flota europea, en el marco del acuerdo que expiró el pasado día 14.

El anterior acuerdo permitía el acceso a un máximo de 126 buques de la UE (un centenar de ellos españoles) a la zona de pesca de Marruecos en el Atlántico para capturar especies pelágicas y demersales, a cambio de una contrapartida económica por parte de la UE de 30 millones de euros anuales y otros 10 millones más que aportan los armadores.

 

Hasta que el acuerdo entre en vigor, la flota no podrá faenar en Marruecos. España, que no es ajena a los daños que esto puede producir en el sector, ha anunciado la aprobación de unas ayudas para armadores y tripulantes para compensar la espera, que se traducirán en apoyo financiero y transferencia de embarcaciones a otros caladeros entre otras medidas.