La Unión Europea toma medidas para mejorar su política migratoria en el Mediterráneo

FEC_Lampedusa_blog

Tras el accidente en el que perdieron la vida más de 300 personas en el naufragio de un barco de migrantes que intentaban llegar a la isla italiana de Lampedusa (al sur de Sicilia) el presidente de la Comisión Europea, José Durao Barroso, visitó ayer la isla donde declaró que “Europa no puede mirar a otra parte mientras en los barcos que llegan se están destruyendo esperanza y vidas”.

Según el Presidente, “los retos de Lampedusa e Italia son retos europeos”  y para hacer frente a este problema y “hacer todo lo posible para cambiar la situación” anunció la aportación a Italia de fondos adicionales de hasta 30 millones de euros.

Horas más tarde a su visita, donde un grupo de personas ha abucheado a la comitiva que visitaba el lugar donde se produjo el accidente y donde viven los supervivientes de la tragedia, el Parlamento Europeo debatía en sesión plenaria las propuestas presentadas para mejorar la política migratoria de la UE en el Mediterráneo.

Durante el debate la eurodiputada socialista francesa Sylvia Guillaume ha denunciado que hay “poca voluntad política ante la magnitud de lo ocurrido” y ha solicitado medidas urgentes por parte de las instituciones europeas para regular esta situación. Sin embargo, la comisaria de Interior, Cecilia Malmstrom, cree que esta tragedia no sólo depende de la gestión europea ya que “volverá a repetirse mientras siga habiendo regímenes dictatoriales y hambre en África”. “Tenemos que apostar por fórmulas seguras para que los demandantes de asilo puedan llegar a nuestro continente sin jugarse la vida en el intento”, propuso la comisaria.

El Parlamento europeo tiene previsto aprobar en el segundo pleno de octubre (del 21 al 24 de octubre) una resolución en el que se adopten nuevas medidas para controlar la situación de la llegada de emigrantes desde el norte de África y regular su situación de refugiados en Europa.