La configuración del nuevo Parlamento Europeo

FEC_NuevoPE_blog

Una vez pasadas las negociaciones entre los grupos parlamentarios y elegido presidente de la cámara el socialdemócrata alemán Martin Schulz gracias al pacto entre el Partido Popular Europeo, los socialdemócratas y los liberales, ya está definida la configuración definitiva del Parlamento Europeo.

Compuesto por 751 europarlamentarios, 54 de ellos representantes españoles, el Parlamento se organiza por grupos políticos unidos por afinidad ideológica, no por nacionalidad. Para conseguir grupo político propio, con las ventajas de financiación y publicidad que lleva aparejado, es necesario reunir a 25 parlamentarios de 7 países diferentes. Los miembros que no consiguen grupo parlamentario propio quedan relegados en el grupo de los “no inscritos”.

Para la presente legislatura que comenzó el pasado 1 de julio, se han formado 7 grupos políticos, el más numeroso de ellos, el Partido Popular Europeo (PPE), con 220 diputados, seguido de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D) de con 191 miembros, lo que supone un 54.86% de los escaños frente al 61.36% que sumaban en la anterior legislatura. Las nuevas incorporaciones españolas que entrar por primera vez en el Parlamento Europeo, Ciudadanos y Podemos, se han adscrito al grupo Alianza de los Demócratas y Liberales (ALDE) y al grupo de Izquierda Unitaria Europea (GUE/GNL), respectivamente, consiguiendo Pablo Iglesias, líder de Podemos, ser candidato a la presidencia del Parlamento Europeo por el grupo de Izquierda Unitaria Europea.

Por su parte UPyD, cuyo diputado formó parte de los “no adscritos” en la pasada legislatura, pasa a integrarse en el grupo ALDE aportando 4 parlamentarios. Incorporación no exenta de polémica ya que los miembros de CDC y PNV pertenecientes a este grupo se opusieron frontalmente al ingreso de UPyD y Ciudadanos cuyas posturas en contra del secesionismo y del derecho a decidir va en contra de lo defendido por los nacionalistas.

En clave europea la gran novedad en este nuevo parlamento es la irrupción de multitud de partidos de extrema derecha, como el Front National de Marine Le Pen con 23 diputados, y el aumento de los euroescépticos con el UKIP de Nigel Farage y sus 24 diputados. La gran duda era si todos los partidos nacionalistas y eurófobos conseguirían aunar posturas para conseguir grupo parlamentario propio. La alianza entre el Front Nacional y el Partido de la Libertad holandés parecía presagiar que así sería pero finalmente la renuncia de los holandeses por diferencias ideológicas con algunos partidos de extrema derecha con tintes xenófobos que aspiraban a formar parte del grupo ha dado al traste con los planes de la francesa cuyos parlamentarios han acabado en el grupo de los “no adscritos”. El británico Nigel Farage, sin embargo, ha conseguido grupo propio mediante una estratégica alianza con el también euroescéptico Movimiento 5 Estrella del italiano Beppe Grillo y con la ayuda una tránsfuga del ultraderechista Front National francés.

En este nuevo panorama de debilitamiento del bipartidismo y auge de nuevos partidos caracterizados por su extremismo será por donde navegue la Unión Europea en los próximos cinco años, teniendo por delante el reto de conseguir un equilibrio que se plantea a todas luces difícil y que obligará a populares y socialdemócratas a estar más unidos que nunca.