La Comisión Europea propone nuevas medidas para reforzar la seguridad energética en la Unión Europea

FEC_Energia_blog

Tras la crisis originada con el conflicto entre Rusia y Ucrania, la seguridad energética se ha convertido en uno de los temas de mayor importancia de la agenda de la Unión Europea en materia de política exterior.

En los últimos meses el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha advertido a Ucrania del corte de suministro de gas sino paga la deuda que le debe, que ya asciende a 2.200 millones de dólares. Una amenaza que no sólo afectaría a Ucrania, sino a toda la UE que se abastece, en gran parte, del gas al que Ucrania sirve como vía de paso.

Hasta el momento, la estrategia energética de la UE se recoge en numerosos tratados y hace siempre especial hincapié en la preservación del medio ambiente, con el impulso a la producción de energías renovables, y la seguridad en el abastecimiento.

Teniendo en cuenta la reducción de suministro de gas por parte de Rusia a Ucrania en 2009 y las constantes amenazas de que vuelva a producirse en la actualidad, además de la dependencia de Europa a las importaciones de energía para cubrir más del 50% de sus necesidades, la Comisión Europea ha presentado nuevas medidas de seguridad energética para garantizar el suministro a toda Europa durante el próximo invierno.

Entre ellas destacan:

– La realización de “pruebas de estrés” en las que se simule la interrupción del suministro de gas para ver cómo reacciona el sistema energético europeo. De esta forma permitirá a las autoridades desarrollar planes más acertados para afrontar aquellas dificultades que puedan darse.

– Diversificar los países de los que importa. En el año 2013, más del 90% de las importancias de gas recibidas procedían de Rusia, Argelia, Libia y Noruega.

– Ahorrar energía y mejorar las infraestructuras  para hacer un uso eficiente y justo de los recursos disponibles.

– Aprovechar los recursos propios: la producción de energía podría mejorar en Europea con la producción de carburantes fósiles y dotando de mayores recursos a las renovables.

– Completar el mercado interior de la energía para facilitar la circulación en Europea: actualmente seis países dependen de Rusia para su abastecimiento de gas. Tener la capacidad de abastecerles desde otros puntos les haría menos vulnerables a posibles conflictos internacionales.

Durante los próximos 26 y 27 de junio se debatirán algunas de estás propuestas entre los líderes de los estados miembro de la UE.