La Comisión Europea propone ampliar la red WIFI en Europa para generalizar aún más su uso

FEC_wifi_blogLa vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Agenda Digital, Neelie Kroes, presentó la semana pasada un estudio elaborado por la Comisión en el que se propone la ampliación del espectro útil para la red wifi con el fin de descongestionar las redes existentes y ofrecer un mejor servicio a los ciudadanos.

Según la vicepresidenta Kroes, “la propuesta de la CE pretende generalizar aún más el uso del wifi a través de la liberación de radiofrecuencias adicionales y de la simplificación de la legislación” para adquirir los derechos de utilización por parte de las operadoras.

A día de hoy, como ya explicó Kroes al hablar sobre el escaso desarrollo de la red 4G en Europa, adquirir los derechos de la red 3G y 4G conlleva tiempo y dinero para los operadores lo que supone un aumento del precio de la línea para los consumidores y la saturación de las redes.

Desde la Comisión se potenciará el uso de infraestructuras alternativas a estas redes formadas por células de pequeño tamaño. Estas células son nudos de acceso por radio de baja frecuencia que dan actualmente soporte a las estaciones base o antenas de comunicación para móviles.

Extendiendo el uso de estas células los usuarios se podrán conectar a internet a través de puntos de acceso al wifi en vez de a través de datos móviles en la red 3G o 4G como hasta ahora. Esto supondría:

–       Alivio de la congestión de las redes móviles 3G y 4G.

–       Minimizar los costes de utilización para los operadores y, por tanto, para los consumidores.

–       Ampliar la cobertura de wifi a zonas que actualmente son de difícil alcance.

–       Aumentar la velocidad de conexión.

–       Superar los problemas derivados de la autentificación manual a través de la conexión automática a la red.

–       Ofrecer un servicio público más barato.

En el año 2012 el 71% del tráfico total inalámbrico de la UE se destinó a teléfonos inteligentes y tabletas que utilizan conexión wifi. Un porcentaje que se estima que aumente hasta el 78% en 2016. Un uso en masa de la red que requiere de actualizaciones y dedicación para ofrecer el mejor servicio a los ciudadanos.