La Comisión Europea pretende castigar a los países que no se comprometen a vigilar la pesca ilegal en sus costas

FEC_PescaIlegal_blog

La Comisión Europea intensificó la semana pasada su lucha contra la pesca ilegal con nuevas advertencias y posibles prohibiciones de pesca en aquellas regiones donde no se respeta la normativa establecida por las Naciones Unidas y la FAO.

Tras la advertencia emitida hace un año a ocho países con los que mantiene relación pesquera (Sri Lanka, Belice, Panamá, Togo, Vanuatu, Fiyi, Camboya y Guinea) la Unión ha comprobado “falta de cooperación y compromiso” en tres de estos estados, Belice, Camboya y Guinea.

En las próxima semanas la Comisión llevará al Consejo de Agricultura y Pesca la posibilidad de prohibir la importación de pescado proveniente estos tres países y de impedir que barcos europeos faenen en sus costas. Actualmente, sin contar con datos oficiales de Camboya, la UE importa 14 millones de euros en pescado de estos tres países, siendo Belice el origen de gran parte de ellos.

Además, la Unión también lanzado advertencias (“tarjetas amarillas”) a Corea, Ghana y Curazao, por no cumplir con sus obligaciones internacionales en la lucha contra la pesca ilegal y detectar fallos en materia de seguimiento, control y vigilancia de estas prácticas. De momento, no se tomarán medidas respecto a estos países y la Unión va a colaborar con ellos para resolver el problema a través de un diálogo oficial y una colaboración intensificada y proponer nuevos planes de acción.

Hoy en día la pesca ilegal representa el 15% del total de la pesca mundial, lo que se traduce en más de 10.000 millones de euros y entre 11 y 26 toneladas de pescado, además del daño para los pescadores y los mercados que esta práctica delictiva a escala mundial conlleva.