La Comisión Europea presenta una Directiva para limitar las comisiones por pago con tarjeta de crédito

FEC_ComisionesTarjetas_blogLa semana pasada el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competitividad, Joaquín Almunia, y el comisario de Mercado Interno y Servicios,  Michel Barnier, presentaron la propuesta de Directiva de Servicios de Pago Revisado por la que se limitará las tasas de intercambio por pago con tarjetas de crédito y débito en toda la Unión Europea.

Entre las medidas propuestas, que según la Comisión supondrán unos 6.000 millones de euros de ahorro, se encuentran la imposición de un tope máximo de un 0,2% de comisión para los pagos realizados con tarjetas de crédito y de un 0,3% para las de débito, así como la homogeneización de estas comisiones en todos los países de Europa. En la actualidad la diferencia en el precio de estas comisiones va desde el 1,8% de Alemania, al 0,75% de España o al casi 0% de otros países.

Este nuevo paquete de medidas, que deberá aprobarse en el Consejo y el Parlamento Europeo, se ha recibido con gran optimismo por las asociaciones de comerciantes y consumidores. Por su parte, los operadores de tarjetas han mostrado su desacuerdo ya que, según su perspectiva, producirá un efecto contrario y los bancos cobrarán más por expedir las tarjetas o el repunte se verá en una tendencia al alza de los precios, ambas perjudiciales para los consumidores.

Además de estos límites la Directiva incluye una serie de medidas para proteger al consumidor y potenciar la transparencia y la información en el comercio online. Para 2015 se espera que cerca de 205 millones de consumidores europeos realicen sus compras por internet o por teléfono. Ante esta realidad la Comisión ha añadido una serie de medidas para aumentar la seguridad y confianza de los compradores.

La más específica se refiere a las aerolíneas que ya no podrán cobrar recargos a los clientes que compren sus billetes con tarjeta de crédito o débito.

En Europa circulan más de 700 millones de tarjetas de crédito y débito (datos del 2011) lo que supuso 2 billones de euros en transacciones. Visa y MasterCard lideran el 95% del mercado  y las principales argumentaciones en contra de esta nueva legislación.