La Comisión Europea critica el elevado coste del sector público español

monedas2

La Comisión Europea acaba de publicar un estudio en el que se analizan la magnitud de la brecha salarial entre los sectores público y privado en países de la Unión Europea. Comparando datos de 2006 y 2010, el informe señala que el tamaño de la plantilla de empleados públicos ha pasado de situarse por debajo del 10% a niveles superiores al 20%.

Además, el trabajo apunta que prácticamente todas las fórmulas de contratación pública analizadas registran salarios más elevados que los del sector privado. En 2006, el diferencial era especialmente alto en el caso de los trabajadores públicos con contrato indefinido. Incluso, en países como España, Italia o Portugal, los sueldos de los trabajadores temporales superaban en un 60% a la retribución media del sector privado.

Respecto a 2012 y 2013, el estudio no contempla la evolución pero, aunque las plantillas de empleados públicos se han reducido, su tamaño y coste siguen en niveles de 2008. Así, la partida de personal de todas las Administraciones sumó en 2012 unos 115.223 millones de euros.

Además de la Comisión Europea, la escuela de negocios IESE, llama también la atención sobre este asunto y señala que el gasto en empleo público representa más de un 12% del PIB y supone la parte mayoritaria de los presupuestos ordinarios. Para la escuela de negocios es preocupante que entre 2008 y 2010, pese al contexto de crisis económica y aumento del déficit público, las plantillas de las Administraciones crecieran un 7,4% mientras el empleo privado se hundía un 12%.

Por su parte, el Círculo de Empresarios señaló en 2013 que el 73% de los funcionarios españoles tiene garantizado su empleo de por vida, mientras que el promedio europeo ronda el 10%. Eso es debido a la reconversión del ámbito público que están experimentando algunos países de la Unión frente a la actitud inmovilista de nuestro país. Fuera de España se han analizado estas cuestiones con ánimo de mejorar el rendimiento del sector público y concretamente en países como Reino Unido, Suecia, Dinamarca o Finlandia, la rescisión de contrato de un empleado público es algo normal porque están sujetos a revisiones periódicas de rendimiento. Igual que en Holanda, Francia o Bélgica, donde también se han introducido medidas en esta dirección.

Los estudios europeos sobre esta cuestión señalan que nuestro sector público registra una de las tasas de productividad más bajas de toda Europa y aconsejan a España controlar la ineficiencia, el gasto corriente y las duplicidades en las administraciones autonómicas como medidas prioritarias para corregir la situación.