La Comisión Europea aprueba la fusión entre US Airways y American Airlines

FEC_FusionAA_US_blog

La Comisión Europa comunicó la semana pasada su aprobación a la fusión entre las aerolíneas estadounidenses American Airlines y US Airways tras confirmar que no existe conflicto con el funcionamiento de la libre competencia en el Espacio Económico Europeo (EEE).

Tras la comunicación de esta fusión a la Comisión el pasado 18 de junio, las instituciones europeas contaban con 25 días hábiles para tomar una decisión o para prorrogar este tiempo para una investigación más profunda sobre los conflictos que podría ocasionar.

En concreto, la Comisión examinó los efectos de la fusión en casi 70 rutas que podían derivar en conflicto con otras aerolíneas europeas.  En un primer momento se advirtió de que la fusión llevaría a un monopolio en la línea Londres-Filadelfia, en la que solo ofrecen vuelos las dos compañías, Iberia y British Airways, todas ellas aliadas bajo el acuerdo de Negocio Trasatlántico.

Para evitar esta situación las empresas norteamericanas se han comprometido a ceder algunos derechos de operaciones en el aeropuerto de Londres y Filadelfia y a favorecer la entrada de otras aerolíneas en ese trayecto.

Con el acuerdo para controlar esta línea y comprobar que en el resto de las rutas trasatlánticas la entidad fusionada seguirá compitiendo con otras aerolíneas, como Delta, Air France, Alitaia o Lufthansa, entre otras, la Comisión dio luz verde a esta operación.

Hasta ahora, US Airways es la principal aerolínea comercial de Estados unidos que ofrece servicio de transporte a pasajeros y mercancía con más de 3.100 vuelos diarios a más de 200 destinos diferentes alrededor del mundo.

Por su parte, American Airlines es la principal subsidiaria del holding AMR Corporation que ofrece 3.4000 vuelos diarios a más de 250 destinos en todo el mundo.

La nueva empresa, que se convertirá en la compañía aérea más grande del mundo, contará con una facturación de 40.000 millones de dólares anuales, 94.000 empleados, 950 aviones, 6.700 vuelos diarios y más de 330 destinos en más de 55 países. La sede se centrará en Texas y tomará el nombre de American Airlines con un nuevo “lavado de cara” desde el nuevo logotipo hasta los uniformes de los asistentes de vuelos.