José Carlos Cano, Presidente de Foro Europa Ciudadana, en Documentos TV de La 2

Captura de pantalla 2014-07-01 a la(s) 08.47.05

El Presidente de Foro Europa Ciudadana, José Carlos Cano, participó en el documental del programa de La 2 Documentos TV dedicado al negocio internacional de la falsificación en Europa, una actividad que supera los 200.000 millones de euros al año.

Puede ver el documental completo aquí.

Según explico José Carlos Cano basándose en algunos datos publicados en el informe Comercio ilícito en la Unión Europea: “El ciudadano europeo tiene que saber que cuando compra un producto falsificado está actuando directamente contra el empleo en Europa y contra la inversión en tecnología en la Unión Europea”.

Este negocio, que forma parte, por lo general, de la actividad de bandas de crimen organizado, ha evolucionado en los últimos años en cantidad, tipología de productos y forma de venta. “En los últimos tres años el producto falsificado que está entrando en la Unión Europea en su mayoría ya no es producto de lujo, sino pasta de dientes, agua mineral, marcas de café falsas, productos de uso cotidiano diario“, comentó Cano. “Se han incrementado durante los últimos 10 años en frontera comunitaria un 100% las incautaciones de productos falsificados, llegando a los 115 millones de productos falsos“, añadió.

Sin embargo, uno de los grandes problemas de este delito es la falta de penas para los infractores. “De los 115 millones de productos incautados en la UE, el 77% han sido destruidos y solo ha habido un 12% de procedimientos penales. Claramente hace falta un cambio de estrategia para luchar de manera efectiva contra la falsificación”, aclaró el Presidente de Foro Europa Ciudadana.

La falta de penas y la liberalización del comercio con China, principal país de origen de los productos falsos recibidos en Europa, son dos factores clave de la actividad.  “El Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y China facilita la entrada de productos, por un lado hay que ver si los productos europeos entran de la misma forma en China y, por otro, analizar si es conveniente que tengan esta libertad productores que no respetan la ley ni la propiedad intelectual“, analizaba Cano.

“El problema está en que nadie quiere abarcar este asunto por el protagonismo de China en otras cuestiones periféricas, como la compra de deuda de los estados miembro o sus inversiones en el continente”, explicó.