Jaque a la aceituna. EEUU impone más aranceles

olive oil

 

 

Le ha llegado la hora a las aceitunas de mesa. El Gobierno de Donald Trump comunicó este martes que ha decidido ratificar y elevar los aranceles que aplican a la aceituna negra española y que ascenderán al 20%.

La Administración americana considera que las ayudas de la PAC a productos europeos son incompatibles con la normativa de la Organización Mundial del Comercio, por lo que el sector alimentario europeo ha mostrado su preocupación sobre esta nueva imposición arancelaria, que puede dar pie a que otros cultivos beneficiados por las ayudas europeas puedan estar también en el punto de mira.

No es el primer sector que se encuentra en guardia, ya que a inicios de mes ya se impusieron aranceles al aluminio y al acero, lo que tensó la cuerda en la última reunión del G-7 en Canadá entre EEUU y la UE, México y Canadá, que sufren esos recargos a sus exportaciones.

La Comisión Europea (CE), particularmente el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, ha calificado de “inaceptables” los nuevos aranceles de Estados Unidos (EEUU) y los ha tildado de “medida proteccionista” contra un producto europeo “popular” entre los consumidores estadounidenses (…), ni la sustancia de esta decisión ni el proceso que ha llevado a tomarla están justificados”, ha declarado. El portavoz comunitario ha afirmado que no se tomarán medidas inmediatamente, como sí se hizo con el acero y aluminio debido a que este aumento no está aprobado aún por la Comisión de Comercio Internacional (CTI) de Estados Unidos, la encargada de anunciar una decisión final al respecto el próximo 24 de julio.

En caso de que la CTI coincida con el análisis de la investigación del Departamento de Comercio, que ha determinado que este producto incurre en competencia desleal, se impondrán las medidas antidumping y de derechos compensatorios contra la aceituna negra española. “La Comisión considerará actuar a la luz de esa decisión”, explicó el portavoz.

Rosario aseguró que la Comisión “ha defendido vigorosamente” los intereses de los productores europeos de aceitunas y ha cooperado con las autoridades españolas desde el inicio de la investigación en Estados Unidos el pasado verano, muy conscientes de las posibles consecuencias de este tipo de aranceles.