Foro Europa Ciudadana lanza una campaña contra contra la burocracia y la hiperregulación en Bruselas

Desde Foro Europa Ciudadana se ha puesto en marcha la campaña Smart Regulation; por una Legislación Inteligente en Europa en la que se denuncian los excesos de burocracia y la hiperregulación en la Unión Europea.

A través de la página web creada para la campaña se puede acceder a un vídeo explicativo de la situación, el informe Hiperregulación en la Unión Europea elaborado por el Presidente de Foro Europa Ciudadana, José Carlos Cano, datos sobre la legislación europea y el acceso a la petición creada en la plataforma Change.org para recoger firmar contra el exceso de burocracia y la hiperregulación europea.

Actualmente hay más de 25 consultas públicas abiertas sobre diversos temas y una larga lista de Directivas en revisión que afectan de forma directa a España en sectores como el medio ambiente, la pesca, el tabaco, las telecomunicaciones o el transporte, entre otros.

Frente a la Europa de la burocracia y la hiperregulación, desde Foro Europa Ciudadana se reivindica los principios de la Smart Regulation para armonizar los derechos de los ciudadanos, los trabajadores y las empresas.

Además se ha elaborado el  Decálogo contra la Burocracia y la Hiperregulación Europea:

1. Genera desconfianza hacia la Unión Europea. El exceso de burocracia y la hiperregulación producen alejamiento y distancia entre los ciudadanos y la Unión Europea.

2. Limita la transparencia de las instituciones comunitarias
. Las más de 3.000 normas jurídicas que se aprueban anualmente en Bruselas, junto con todo el complejo entramado de instituciones comunitarias, generan opacidad y dificultan la transparencia.

3. Reduce la eficacia de las Administraciones Públicas
. Debido al exceso de burocracia, las Administraciones Públicas dedican muchos recursos a cumplir sus propios reglamentos, normas y procesos internos en lugar de invertirlos en prestar servicios a los ciudadanos.

4. Hace que los ciudadanos pierdan tiempo y dinero
. La cultura del “vuelva usted mañana” produce esperas, colas y que los ciudadanos tengan que invertir tiempo y dinero en adaptarse a la burocracia. Según cálculos de la propia Comisión Europea, si se eliminasen las trabas administrativas y burocráticas, el PIB comunitario aumentaría en un 1,5%, lo que equivale a 150.000 millones de euros.

5. Limita el emprendimiento. Muchas personas con talento deciden no emprender sus ideas y proyectos por las numerosas trabas burocráticas que las Administraciones Públicas les ponen.

6. Es un freno a la innovación
. La capacidad de investigar y desarrollar nuevos productos y servicios se ve afectada cuando las empresas tienen que afrontar unas exigencias burocráticas y administrativas muy elevadas.

7. Produce que las empresas sean menos competitivas
.  Las compañías tienen que hacer frente a importantes costes, tasas y cargas administrativas, lo que las obliga a dedicar importantes recursos que entorpecen las inversiones para ser más productivas.

8. Dificulta las inversiones internacionales
.  Los grandes inversores internacionales están eligiendo otros mercados en los que la regulación no es tan restrictiva como en Europa, lo que tiene como consecuencia que otras zonas del mundo sean mucho más dinámicas.

9. Perjudica la creación de empleo
.  Sectores como el naval, el farmacéutico o el del tabaco  están altamente regulados y, en muchas ocasiones, las legislaciones aprobadas en Europa no tienen en cuenta los criterios de creación de empleo.

10. Dificulta la recuperación económica. En última instancia, la creciente burocracia y la hiperregulación son un lastre para el desarrollo económico, especialmente en los países más afectados por la crisis como el caso de España, y que está retrasando la recuperación económica.

Por una Legislación Inteligente

Con la campaña Smart Regulation: por una legislación inteligente en Europa desde Foro Europa Ciudadana se propone la aplicación de los principios de la Smart Regulation en la que cualquier norma jurídica aprobada en Bruselas debería:

  • Ser más eficaz y eficiente en la consecución de los objetivos de interés público.
  • Ser capaz de demostrar que aporta un verdadero valor añadido al sector que regula.
  • Provocar beneficios amplios a costes mínimos.
  • Respetar los principios de subsidiariedad y proporcionalidad.
  • Lograr un marco reglamentario simple, claro, estable y predecible tanto para las empresas, como para los trabajadores y los ciudadanos.