Foro Europa Ciudadana analiza en un nuevo informe las claves del Acuerdo trasatlántico de Comercio e Inversiones entre EE.UU. y Europa (TTIP)

TTIPForo Europa Ciudadana hace balance en un nuevo informe de las diez rondas de negociaciones celebradas hasta ahora del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés) entre Estados Unidos y la Unión Europea.

Puede leer el informe completo AQUÍ.

El think tank que preside el profesor José Carlos Cano, recalca la importancia de este ambicioso acuerdo con el que se pretende, no sola­mente lograr una reducción de la presión arancelaria, sino que también aspira a armonizar regulaciones y estándares técnicos entre los dos actores.

Por su parte, el profesor Cano valora “positivamente” el respaldo mostrado por la Eurocámara e insta a la Comisión Europea a seguir avanzando en esta línea, ya que, a su juicio, “el futuro de la Unión Europea y EEUU depende, en gran medida, del éxito de este acuerdo”.

Según señala el informe, a lo largo de diez rondas de negociaciones, el jefe del equipo estadounidense, Dan Mullaney y su homó­logo europeo, Ignacio García Bercero, han tenido que lidiar con una agenda política marcada, entre otros asuntos, por las elecciones al Parlamento Europeo de 2014, el fin de mandato de la Comisión de Durão Barroso, la constitución del Ejecutivo comunitario, las tensiones con Grecia y las elecciones legislativas o midterms en EEUU.

La última ronda de negociaciones antes del parón veraniego se celebró del 13 al 17 de julio en la capi­tal belga. Así, la décima ronda de negociaciones tuvo lugar después de que el pasado 8 de julio el Pleno del Parlamento Europeo aprobara finalmente sus reco­mendaciones a la Comisión Europea para la nego­ciación del acuerdo comercial con EEUU.

Por su parte, el análisis también recuerda que el pasado 10 de junio la Eurocámara decidió aplazar la votación del tratado entre la UE y EEUU. La suspensión en el último momento de la votación obtuvo un respaldo de 183 votos a favor, frente a 181 en contra y 37 abstenciones. Aunque había numerosas enmiendas, bastaron tan solo cuatro enmiendas al tribunal de ar­bitraje para aplazar la votación en el último pleno de Estrasburgo. Y es que el artículo 175 del Parla­mento Europeo prevé que si se introducen más de 50 enmiendas el presidente del Parlamento puede decidir devolver el texto a la comisión parlamenta­ria —en este caso la de Comercio Internacional (INTA)— para seguir buscando un texto con mayor consenso entre los grupos.

El Ejecutivo comunitario logró así que el Parlamento Europeo se alineara con su postura en cuanto al TTIP, después de que la comisaria sueca de Comercio, Cecilia Malmström, planteara alternativas sobre uno de los temas más polémicos de toda la negociación, el ISDS, que consiste en la creación de una corte de apelación independiente ante cualquier conflicto de intereses entre empresas privadas y los Estados.