Etiquetado de los alimentos: ¿problema de seguridad alimentaria o fraude?

FEC_EtiquetadoAlimentos_blogDesde el pasado mes de febrero se han publicado varias denuncias de consumidores por la presencia de carne de caballo en alimentos etiquetados como carne de vacuno. Ante esta alarma, la Comisión Europea puso en marcha un dispositivo de emergencia en el que, además de alertar a todos los países miembros para retirar los productos “mal etiquetados”, anunciaba un análisis en profundidad de los productos para determinar su alcance.

Esta semana la Comisión ha presentado los resultados de dicho estudio en el que se ha demostrado que, tras  analizar 4.144 muestras, había presencia de ADN de caballo en 193 de ellas (un 4,66%) y de 3.115 muestras utilizadas para detectar el antiflamatorio de caballos fenilbutazona, 16 casos han dado positivo (un 0,51%).

Desde la Comisión Europea se tranquiliza a los consumidores ya que estos porcentajes no representan ningún peligro para las personas que hubieran podido ingerir estos alimentos. Sin embargo, lo consideran un problema de vital importancia para restablecer la confianza de los consumidores en los productos europeos y de los socios comerciales que invierten en el continente.

El comisario de Salud y Protección al Consumo, Tonio Borg, incide en que “no es un problema de seguridad alimentaria, sino de fraude” y recuerda que el principal objetivo de la normativa de etiquetado vigente es que los consumidores estén informados sobre lo que compran y qué contiene cada producto para poder decidir con pleno conocimiento.

La Directiva 2000/13/CE relativa al etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios que regula actualmente estos asuntos, estará vigente hasta el 12 de diciembre de 2014. A partir de esta fecha esta directiva se combinara con la 90/496/CEE, relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los alimentos, que obligará a incluir en las etiquetas todos los ingredientes y proteínas añadidas al producto.

Además se prevé la propuesta de nuevas sanciones para las empresas que incurran en este fraude del etiquetado de alimentos y se incluirán todas las carnes en la normativa referente a otros productos de origen animal como los huevos o la miel.