España tiene la Constitución con menos reformas de la Unión Europea

FEC_ConstitucionEsp

La Unión Europea está formada por 28 estados miembros con una serie de rasgos comunes sin los que no podrían entrar a formar parte de esta comunidad internacional: se estructuran conforme a un estado social y democrático de Derecho, y se rigen por una serie de principios, derechos y deberes fundamentales, recogidos en el Tratado de la Unión Europea (TUE) que es entendido como su Constitución.

Contar con un estado social y democrático de Derecho, supone la salvaguarda y el blindaje de diversos principios y derechos fundamentales, propios de los ciudadanos, gracias a una Carta Magna o Constitución, concebida como un texto inviolable tanto por parte del Estado como por parte de los ciudadanos. ¿Pero debería ser eternamente intocable?

En los últimos años ha habido en España diversas protestas en este sentido, sustentadas en los grandes cambios sociales que tienen lugar de una generación a otra, y en la necesidad de adaptar la Constitución a la realidad social, que no es la misma actualmente que al inicio de la transición política. Después del Régimen del General Franco, se promulgó la Constitución Española en 1978. Supuso un gran cambio y evolución para el país, ya que se recogieron un conjunto de derechos y deberes por medios del consenso entre todos los grupos políticos existentes en ese momento, tratando de que el texto obtuviese el mayor apoyo posible. Desde su entrada en vigor, han transcurrido 36 años, sin que haya sido modificada; a excepción de un par de ocasiones, por exigencias de la Unión, en las que debía adecuarse el texto a la normativa europea.

Escasos cambios que convierten a la Constitución Española de 1978 en la menos reformada de la UE, en comparación con otros países. Estos son algunos de los estados miembro que más veces han modificado su Constitución en las últimas décadas:

–       Portugal: su constitución es del año 1976 y fue aprobada tras la Revolución de los Claveles. Ha sido modificada en 7 ocasiones, la última de ellas en 2005. Estos cambios han modificado aspectos ideológicos, de organización institucional y la regulación en materia económica y social.

–       Francia: ha sido modificada en 24 ocasiones desde 1958. Cambios sobre el proceso de descolonización y de unidad europea, además de la creación de un Tribunal Penal o acerca de la igualdad entre hombres y mujeres, entre otros. La última de ella en 2008, fue para aumentar los poderes del Parlamento, al mismo tiempo que se reducían los del Presidente de la República y se incrementaban algunos derechos de los ciudadanos.

–      Alemania: ha sufrido 60 modificaciones desde 1948.

Uno de los principales inconvenientes para la reforma de la Constitución, es el difícil cumplimiento de los requisitos necesarios para poder llevarla a cabo. En España hay varias vías según se detalla en el Título X de la propia Constitución:

–       El proyecto de reforma debe ser aprobado por los 3/5 del Congreso y del Senado. En el caso de no haber acuerdo entre ambas Cámaras, se intentará por medio de la creación de una Comisión de Composición paritaria del Congreso y Senado, presentando un texto que será votado por las dos Cámaras. Si no se aprueba con este procedimiento (siempre que el texto obtenga la mayoría del Senado) el Congreso por mayoría de 2/3 podría aprobar una reforma constitucional.

–       En el caso de que sea aprobado por las Cortes Generales debe someterse a referéndum, dentro de los 15 días siguientes a su aprobación, cuando así lo soliciten una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras.

Dicho proceso se lleva a cabo en el caso de que no se pretenda modificar totalmente o alguna disposición que afecte al Título preliminar, al Capítulo II, Sección Primera del Título I, o al Título II. Puesto que en tal caso, el procedimiento se agravaría. Por tratarse de cuestiones fundamentales.