España se sitúa en el grupo de los estados con competitividad industrial moderada según la Comisión Europea

FEC_CompetitividadIndustrialEn los últimos días la Comisión Europea ha publicado dos informes sobre la competitividad industrial de las empresas europeas en la que destacan las virtudes competitivas que la industria debe ensalzar para promover el crecimiento económico, la clasificación de los países según su nivel de competitividad y los puntos que hay que atender para mantener y mejorar los niveles actuales.

Con el informe Helping Firms Grow sobre la competitividad europea la Comisión establece una evaluación cuantitativa del rendimiento industrial de las empresas de la Unión y con el informe Reindustrialising Europe sobre la competitividad de los estados miembro ofrece una evaluación basada en los indicadores industriales que miden la eficiencia industrial de cada nación.

Entre las virtudes que la industria europea debe seguir potenciando para mantener su nivel de competitividad se encuentra la alta cualificación de sus trabajadores, el elevado contenido nacional de los bienes de exportación y ventajas comparativas relacionadas con la producción compleja y de alta calidad.

Tras el estudio de ambos informes, la Comisión ha establecido una clasificación de los países europeos según su grado de competitividad, quedando distribuidos de la siguiente manera:

  • Países con nivel de competitividad elevada o en aumento: Alemania, Países Bajos, Dinamarca e Irlanda.
  • Países con nivel de competitividad elevada pero estancada o a la baja: Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Italia, Luxemburgo, Reino Unido  y Suecia.
  • Países con nivel de competitividad modesto pero en aumento: Eslovaquia, España, Estonia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Portugal, República Checa y Rumania.
  • Países con nivel de competitividad modesto pero estancado o a la baja: Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovaquia y Malta.

Sin embargo, también presenta una serie de temas y ámbitos que la industria europea debe mejorar y seguir potenciando para no perder los niveles alcanzados desde que se pusieran en marcha las medidas de mejora en 2008:

  • Inversiones para garantizar la competitividad: que haya acceso al crédito, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas.
  • Innovación más eficiente.
  • Mejor funcionamiento de las Administraciones Públicas: la reducción de los trámites administrativos y una mayor rapidez para realizarlos podría traducirse en mayor crecimiento para las empresas.
  • Internacionalización de las pymes: para que puedan acceder y explorar nuevos mercados.
  • Eficiencia energética: un mercado energético más eficiente y diversificado con un menor precio de gas y electricidad ayudaría al desarrollo de la industria europea.