España contará con cinco eurodiputados más tras el Brexit

El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado la propuesta de redistribución de escaños tras el Brexit, que beneficiará especialmente a España porque pasará de tener 54 a 59 eurodiputados tras las próximas elecciones de 2019. De este modo, la Eurocámara reducirá su tamaño tras la salida del Reino Unido de la UE y el número de eurodiputados pasará de 751 a 705. El Pleno ha dado luz verde a redistribuir 27 de los escaños liberados entre los países que, como España, ahora están infrarrepresentados y dejar otros 46 en reserva con vistas a la posible incorporación de nuevos Estados miembros en el futuro.

España y Francia son los países más beneficiados con el nuevo reparto de escaños, ya que obtendrán 5 adicionales. Los otros 27 escaños que la salida del Reino Unido dejará vacíos se repartirán entre 14 Estados que ahora están ligeramente infrarrepresentados en relación a su población: Italia y Holanda (+3), Irlanda (+2), Polonia, Rumanía, Suecia, Austria, Dinamarca, Eslovaquia, Finlandia, Croacia y Estonia (+1). Los otros 13 Estados miembros mantendrán la representación actual, incluida Alemania, de la que históricamente se ha criticado su sobrerepresentación (96 escaños de 751 actuales).

El pleno deja claro que este nuevo reparto sólo se aplicará si Reino Unido sale de la Unión. En caso contrario, se mantendrá la situación actual. Esta propuesta de decisión del Consejo Europeo fha sido aprobada con 431 votos a favor, 182 en contra y 61 abstenciones. 

En esta votación los eurodiputados se mostraron divididos sobre si otra parte de los escaños que quedarían vacíos tras la despedida de Reino Unido debieran ser ocupados por los electos de una lista paneuropea de jurisdicción única. El Parlamento descartó esta propuesta de la comisión de Asuntos Constitucionales de establecer una circunscripción electoral común que abarque todo el territorio de la UE, y la creación de listas paneuropeas. En todo caso, la introducción de estas listas requeriría la reforma de la ley electoral, que debe ser aprobada por unanimidad de la Comisión Europea, y ratificada por todos los Estados miembros. Los eurodiputados ha señalado que dicha modificación de la legislación electoral debería aprobarse “como mínimo un año antes de las elecciones europeas”.

Tras recibir el respaldo del pleno, esta iniciativa legislativa pasará ahora al Consejo Europeo (Jefes de Estado y de Gobierno), que deberá aprobarla por unanimidad. Será entonces devuelta al Parlamento para una votación final sí/no, sin posibilidad de modificación adicional. La composición del Parlamento Europeo es uno de los temas que previsiblemente discutirán los líderes de la UE en la cumbre informal que los reunirá el 23 de febrero.