Entrevista a José Carlos Cano, Presidente de Foro Europa Ciudadana en Aquí Europa

FEC_AquiEuropa_blog

El Presidente de Foro Europa Ciudadana y profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, José Carlos Cano, fue entrevistado hace unos días por el portal de noticias Aquí Europa.

Desde hace más de 12 años, Aquí Europa ofrece toda la información relativa a la actualidad europea y comunitaria. Y en la actualidad es el único servicio de información sobre la Unión Europea escrito íntegramente en español, desde Bruselas.

Durante la entrevista, José Carlos Cano habló sobre la Unión, las instituciones comunitarias y los derechos y el papel de los ciudadanos europeos. Además presentó Foro Europa Ciudadana, sus objetivos y sus actividades, definiéndolo como “un think tank independiente que quiere transmitir un mensaje positivo para hacer ver que el proceso de integración europea es bueno para España y para Europa”.

Esta es la transcripción de la entrevista completa:

Aquí Europa – ¿Cuál es la institución más opaca de todo el entramado comunitario?


José Carlos Cano – El Consejo de Ministros es la institución más opaca, pero dado el ámbito colegislativo que tiene con el Parlamento Europeo, se le puede llegar incluso a disculpar de alguna manera. Donde no se puede perdonar esta falta de transparencia es en la Comisión y en el Parlamento. 
La Comisión no tiene una legitimación de origen como es el caso del Parlamento Europeo y, además, es una legitimación bastante indirecta. Creemos que la eficacia que busca con sus políticas también tiene que tener un respaldo de cercanía hacia la ciudadanía, para que no todo se base en términos de eficacia y eficiencia. El ciudadano tiene derecho a conocer qué intereses subyacen en los trámites de consulta, quién los ha manifestado, cómo los ha hecho llegar y en qué momento de cada trámite del proceso legislativo ha aparecido una influencia externa.

AE – ¿Y en el caso del Parlamento Europeo?


JCC – Esto en la Eurocámara también es importante. Los eurodiputados deben ser muy transparentes respecto a las influencias que reciben. También es importante que nos creamos que el Parlamento Europeo no es un mero colegislador, sino que tiene un papel legislador en el cual los intereses nacionales se canalizan. Sin embargo, la estructura actual tiene mucho ámbito de mejora. No puede ser que la diferencia entre la participación en las elecciones del Parlamento Europeo y en las elecciones nacionales sea de entre un 30% y un 40% menor, eso es insostenible. 
Un ciudadano que solamente vota a nivel interno entiende que su papel es irrelevante para Bruselas. En determinadas regiones del Reino Unido vota entre el 20% y 30% de los electores, y en España se mantiene cierto nivel porque se vinculan con las autonómicas. Si un día se desvinculasen, me gustaría saber cuál sería la participación. Es un reto acuciante, y además yo estaría muy inquieto si trabajase en las instituciones europeas, porque sin el sentir comunitario de la población europea no va a ver integración y se caerá el sistema.

AE – La Iniciativa Ciudadana Europea ha revelado los tediosos trámites que deben seguir los ciudadanos para hacer llegar su voz a Bruselas. ¿Cómo se puede limar la brecha existente entre los grupos organizados de poder y los obstáculos que encuentra la ciudadanía?

JCC – Por la vía de la Iniciativa Ciudadana Europea difícilmente se va a cubrir esta brecha, dado que se ha comprobado que en la realidad es muy difícil de encauzar y al final queda a discrecionalidad política aceptarla o rechazarla. La transparencia va más por la vía de que se pueda participar en la elaboración de la propuesta legislativa, a través del trámite de consulta previa. Ahora mismo todavía no es muy eficaz, ya que por ejemplo se convocan trámites en la primera semana de julio y acaban en la última de agosto, y la Comisión se queda tan tranquila. A mí me parece un paripé ante la ciudadanía.

AE – ¿Cómo ve el futuro de la ciudadanía europea tras la presente crisis económica y financiera?

JCC – La cercanía con la ciudadanía aún es muy deficiente. La lejanía, por lo menos en los países del sur, es muy notable, y el Foro quiere contribuir a salvar esa brecha. En España se tiende a pensar que el país ocupa un segundo plano en la Unión, pero también hace falta concienciar a la ciudadanía sobre su importancia, ya que el 70% de la legislación del Boletín Oficial del Estado proviene de Bruselas. Es muy importante que la ciudadanía tome constancia y conciencia de esa realidad. Sin embargo, considero que las crisis son oportunidades y que la ciudadanía es el capítulo que tiene que salir más reforzado en la próxima revisión que se haga de los Tratados.


AE – ¿Puede revitalizarse la democracia en el seno de las instituciones comunitarias?

JCC – Estados Unidos puede ser un buen punto de referencia aquí, ya que articula bien la colaboración entre los estados y la ciudadanía, a la que se le da cauce y se le pregunta constantemente. En Europa no hay que ir tanto a las grandes declaraciones y a los grandes principios, sino hacia un sistema de representatividad que se base en un método democrático en el cual el Estado nacional pierda un poco de protagonismo a favor del ciudadano. Creo que es un debate acuciante. Hay que poner imaginación e idear nuevos esquemas en los que el ciudadano pueda transmitir sus intereses.

Foro Europa Ciudadana

AE – ¿Por qué nace ahora el Foro Europa Ciudadana?
          

JCC – El Foro nace en un momento muy importante, porque 2013 es el Año Europeo de los Ciudadanos y se cumplen 20 años de la redacción del capítulo sobre ciudadanía del Tratado de Maastricht. Somos un think tank independiente que quiere transmitir un mensaje positivo para hacer ver que el proceso de integración europea es bueno para España y para Europa. Aparecemos en un momento en el que la percepción que tiene la ciudadanía de este proceso no solo no está calando, sino que en lo que a España se refiere va en claro declive. Por ello, creemos que es un momento muy importante para colaborar en la promoción de un mayor debate.