El satélite Galileo logra fijar posición y en 2014 comenzará a funcionar el nuevo GPS europeo de alta precisión

FEC_Galileo_blogLa semana pasada el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria y Emprendimiento, Antonio Tajani, presentó en Italia el éxito de la fijación de posición de los cuatro satélites Galileo europeos que actualmente están en órbita.

Los satélites, que fueron lanzados en octubre de 2011 y 2012, son parte del programa Galileo de la Comisión Europea que pretende establecer un sistema mundial de navegación por satélite bajo control civil europeo que será compatible con otros sistemas (como el GPS estadounidense o el Glonass ruso) aunque con una mayor precisión, más fácil de seguir y más resistente a las interferencias y reverberaciones.

Para fijar una posición en tres dimensiones fiable y exacta se necesitan un mínimo de cuatro satélites en el espacio, una tarea que Galileo ya ha logrado y es señal de éxito ya que es una muestra “de la capacidad industrial de Europa” en este sector, según expresó en la presentación el comisario Tajani.

El nuevo sistema de navegación europeo, que comenzará a operar a finales de 2014, se irá perfeccionando con el lanzamiento de nuevos satélites. Permitirá a los usuarios conocer su posición exacta en el tiempo y el espacio con mayor precisión y habilidad que el GPS; ofrecerá un servicio más eficiente para los efectivos de protección civil y seguridad y facilitará este servicio a los usuarios de países del norte de Europa donde las latitudes son más altas y son zonas que a día de hoy no son cubiertas por el GPS y sí lo estarán por Galileo.

Además de las mejoras para los usuarios, Galileo supone nuevas oportunidades de negocio para fabricantes de equipo, desarrolladores de aplicaciones y proveedores de servicios donde se requiere gran fiabilidad, entre otros.

Entre las aplicaciones cotidianas que tendrá el nuevo “GPS” europeo se encuentran las de vigilancia de la profundidad de las aguas costeras, facilitar el esparcimiento inteligente de la sal durante el invierno en zonas con fuertes heladas, acelerar el transporte de mercancías peligrosas o ayudar a navegar a personas con problemas de visión o motricidad, entre otras.