El papel de Alemania va a ser clave para asegurar el futuro de la UE tras el Brexit

FEC_UK-UE_blog

La salida de Reino Unido de la Unión Europea, fruto del referéndum celebrado ayer y en el que los británicos votaron a favor del Brexit, sienta un grave precedente y puede generar una corriente antieuropea en algunos estados miembros y ser aprovechado por partidos populistas. Según el presidente de Foro Europa Ciudadana, José Carlos, “como hemos podido ver a los pocos minutos de conocer los resultados del referéndum, el Brexit va a ser utilizado por partidos populistas europeos para romper la Unión Europea que ha aportado paz, estabilidad y crecimiento. Por este motivo, es clave que la Comisión Europea y los Estados Miembro sepan reaccionar ante este envite y convertir esta amenaza en una nueva oportunidad para que la Unión Europea salga reforzada”. A juicio de Cano, “en ese contexto, el papel de Alemania, como motor económico de la UE, y de su canciller va a ser clave para asegurar el futuro del proyecto europeo y en la medida que sepa gestionarlo o no podremos asistir o a una nueva refundación de la Unión Europea reforzada o a su desaparición”.

Y es que la salida de Reino Unido de la Unión Europea rompe el equilibrio de fuerzas existentes actualmente en la Unión, donde Gran Bretaña ejerce de contrapeso entre Francia y Alemania. Según el presidente de Foro Europa Ciudadana, José Carlos Cano, “no se debe olvidar que Francia y Alemania recurrieron en los orígenes de la entonces Comunidad Económica Europea a la integración económica para fomentar lazos permanentes y que sirvieran para poder superar rivalidades históricas que habían desencadenado dos guerras mundiales. En ese proyecto común, Reino Unido juega y ha jugado un papel muy importante al ofrecer una contrapartida al relevante paso de los estados continentales y por eso su salida rompe ese equilibrio de fuerzas.

Otra de las consecuencias de la salida de Reino Unido es la pérdida de la visión transatlántica de la UE. No en vano, Reino Unido ofrece una visión transatlántica a Bruselas al integrar intereses derivados de la Commonwealth. En ese sentido, Reino Unido representa y transmite posiciones de países tan relevantes como Canadá, Australia, India o Nueva Zelanda, que con el Brexit, dejarían de tener peso y ser tenidas en cuenta.

Por otra parte, el Brexit puede traer consigo un debilitamiento del mercado único europeo y su peso relativo en la economía mundial provocando un descenso de la participación de la Unión Europea en el comercio internacional. “Pero además puede provocar- según José Carlos Cano- un desplazamiento de tráficos comerciales a favor del Reino Unido ya que muchos productos podrían beneficiarse de las más que probables ventajas arancelarias que un sustitutivo Tratado de Libre Comercio tendría entre el Reino Unido y la UE, utilizándolo como cabeza de puente para entrar en Europa”.