¿Por qué existe la Jornada Mundial de Internet?

Para 2020, se estima que cada español estará conectado habitualmente a una media de 7 dispositivos al día. Consecuente, es más que probable que 345 millones de neveras, televisiones, relojes, teléfonos u ordenadores se encuentren conectados al mismo tiempo.

Este miércoles 17 de mayo, día en el que se celebra un año más la Jornada Mundial de Internet, el potencial comercial del dato junto con los derechos de del ciudadano europeo deben jugar más que nunca a un equilibrio que garantice la innovación, pero que no reduzca la privacidad de los ciudadanos a papel mojado. Esto es así porque este año la celebración coincide en calendario con la entrada en vigor el próximo día 25 de mayo del Reglamento Europeo de Protección de Datos. Esta nueva regulación endurecerá las medidas de transparencia para las empresas a la hora de informar sobre las actividades que realizan con los datos personales de sus clientes.

Esta celebración tiene su primer antecedente en la celebración del Día Mundial de las Telecomunicaciones una efeméride centrada en esta profesión y sus profesionales, posteriormente en la década de los 90 en Estados Unidos celebraron el “Internet Day”. En Europa, surge en Francia La fête de l’internet, acontecimiento que se sigue celebrando anualmente. Finalmente la Unión Europea instauró en el año 2004 el Safer Internet Day, con el objetivo de dar a conocer como hacer una Internet más segura y confiable. Esta acción, apoyada por varios países de la UE, repitió su realización en el año 2005.

Por su parte, esta iniciativa surge en España también en 2004, a partir de una propuesta de la Asociación de Usuarios de Internet, a la que se suman diferentes organizaciones, teniendo su primera celebración el 25 de octubre de 2005. Poco tiempo después, la Cumbre de la Sociedad de la Información celebrada en Túnez en noviembre de 2005, decidió proponer a la ONU la designación del 17 de mayo como el Día Mundial de la Sociedad de la Información, fecha que persiste actualmente con el fin de celebrarlo mundialmente de forma unitaria.