El 83% de los europeos considera que es importante ayudar a los ciudadanos de países en vías de desarrollo

FEC_Desarrollo_blog

Durante las Jornadas Europeas del Desarrollo celebradas la semana pasada en Bruselas, el comisarios de Desarrollo, Andris Piebalgs, presentó los principales resultados del Eurobarómetro especial “La ayuda de la Unión Europea al desarrollo y los Objetivos de Desarrollo del Milenio” sobre el papel de la Unión en el crecimiento y mejoras de países en vías de desarrollo.

Las Jornadas fueron un punto de reunión de primeros ministros y jefes de gobierno de varios países de África, representantes de la UE y de Naciones Unidas, de la sociedad civil, del mundo académico y de la empresa privada.

Según los datos presentados en el Eurobarómetro, el 66% de los europeos consideran que la lucha contra la pobreza en países de desarrollo debería ser una prioridad para la Unión y un 69% cree que ayudar a estos países es beneficios para la UE y los europeos.

El 83% de los ciudadanos de la Unión piensan que es importante ayudar a los ciudadanos de los países en vía de desarrollo y un 61% considera que esta ayuda prestada debería ser mayor.

Uno de los datos que más ha crecido respecto a la encuesta de 2012 es el porcentaje de ciudadanos que estaría dispuesto a pagar más por productos y alimentos que supongan una ayuda para los países emergentes, pasando del 44% al 48%, con un especial crecimiento en países como España, donde el porcentaje ha crecido en un año 7 puntos.

El estudio presenta también la lista de temas que los europeos creen que deberían ser las prioridades de las políticas comunitarias del futuro. El empleo, para el 44% de los entrevistados, debería ser la máxima prioridad; seguido de la salud, para el 33%; el crecimiento económico, para el 31% y la educación para el 30%.

En el caso particular de España esta lista es similar, con un cambio significativo en los porcentajes y en la educación. Para el 66% de los españoles la prioridad es el empleo seguida de la educación, según el 41%.

Uno de los puntos destacados del estudio a nivel europeo es la gran concienciación demostrada entre los jóvenes de entre 15 y 24 años respecto a las ayudas y erradicación de la pobreza. El 53% de ellos pagaría más por productos que signifiquen ayudas para países en vías de desarrollo y el 61% cree que, como individuo, pueden contribuir a luchar contra la pobreza.