El 56% de los británicos quiere seguir en la Unión Europea, según la consultora Ipsos Mori

FEC_UL-UE_blog

En los últimos 23 años no se había conocido un nivel tan alto de apoyo a la Unión Europea como el que existe entre los británico hoy por hoy. Según un sondeo de Ipsos Mori, el 56% de los británicos admite que votaría “sí” a la permanencia, frente al 36% que votaría “no”, mientras que el 8%  responde “no sé”.

Un apoyo como el de la actualidad solo se conoce en 1991, cuando la mayoría de británicos mostró su interés en permanecer con representación en Bruselas. Es la primera vez en veinte años, que el sí supera en veinte puntos al no. En la capital, concretamente, el 66% de los londinenses quiere seguir formando parte de la UE.

El Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP), simpatizante de la salida, puede ser el causante de este aumento de personas a favor de la permanencia, ya que ha logrado la alineación de los votantes más moderados. A pesar de ello, en 2014, la formación política liderada por Nigel Farage ha aumentado 13 puntos. Sin embargo, al otro lado se sitúan los tres partidos británicos, que apuestan por permanecer en la UE, conservadores (51%); laboristas (73%) y  liberal-demócratas (82%).

A pesar del apoyo del Gobierno a la permanencia en la Unión, las políticas de inmigración de Reino Unido mantienen en vilo las relaciones entre los países miembro y el Primer Ministro británico, David Cameron. Los planes para limitar la entrada de trabajadores de la UE al Reino Unido pueden hacer tambalear las relaciones bilaterales Merkel-Cameron y la primera ya advirtió al Primer Ministro que su agenda anti inmigración rompe el principio de libre circulación existente entre países miembro. Por su parte, el ya ex Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, acusó a Cameron de cometer “un error histórico” con la UE.

Aunque la inmigración europea aportó a las arcas británicas 26.000 millones de euros, según un estudio de la University College de Londres, Cameron no da su brazo a torcer y se muestra decidido: “Tengo muy claro quién es el jefe y a quién tengo que responder: a los ciudadanos británicos. Ellos quieren que arreglemos el tema de la inmigración y están siendo razonables, así que voy a intentar arreglarlo”.

Una de las posibles soluciones es la convocatoria de un referendo sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, que el líder británico ha prometido a la población, en caso de salir vencedor en las próximas elecciones legislativas de 2015.