Croacia, el socio número 28 de la Unión Europea

FEC_CroaciaDesde el lunes la Unión Europea pasa a ser la Europa de los Veintiocho con la incorporación de Croacia como estado miembro de la Unión. Tras más de diez años como candidato y seis de negociaciones, la UE aumenta su población en 4,4 millones de personas, además de incorporar un nuevo idioma oficial a los 23 ya existentes, el croata.

Croacia entra con plenos derechos y presencia en las instituciones comunitarias: desde el lunes 1 de julio, 12 escaños son ocupados por europarlamentarios croatas, tras la celebración de las primeras elecciones europeas en el país el pasado mes de abril;  tienen una plaza en el Consejo, 7 votos en el Consejo Europeo (de un total de 352) y un comisario, Neven Mimica que ha sido aprobado por el Parlamento Europeo como el próximo comisario de Consumo.

Para ello, Croacia ha tenido que adaptar en los últimos años sus normas y procedimientos administrativos a las condiciones y requisitos establecidos desde Bruselas. Entre otros ajustes, han reforzado por completo su sistema judicial, han creado un organismo contra la corrupción y ha modificado algunos puntos de su Constitución para garantizar la autonomía de sus fiscales.

Desde el lunes 1 de julio, los ciudadanos croatas pasan a ser también ciudadanos de la Unión Europea con todos los derechos y deberes que conlleva: desde la libre circulación en todos los países de la Unión hasta el derecho a contar con asistencia sanitaria en cada uno de ellos o poder beneficiarse de tarifas de teléfono internacionales comunes, entre otras tantas.

Además la UE incorporará a 375 croatas en las instituciones europeas en puestos administrativos de diferentes niveles y asistentes, empleos para los que ya se han recibido más de 9.000 solicitudes y que se irán completando en los próximos años.

Para el primer ministro croata, Zoran Milanovic, la entrada en la Unión supone el “final de un periodo largo y agitado” en el país. En un comunicado de prensa, la Comisión Europea celebra esta nueva incorporación como una muestra más del “poder transformador de la política de ampliación de la UE y una prueba de la credibilidad de sus políticas”.

El próximo paso será la adhesión a la Eurozona con la entrada del Euro en el país, pero de momento Croacia mantendrá su moneda, la kuna.