18 de junio: 11 años del nacimiento del Tratado Constitucional de la UE

FEC_18junioTratado_blog

El 18 de junio se cumplen 11 años de la aprobación de Tratado Constitucional europeo que nació con el objetivo de sustituir los tratados europeos de los últimos 50 años salvo el de la Euratom (Comunidad Europea de la Energía Atómica), para formar la Constitución Europea. El 29 de octubre de ese mismo año, todos los jefes de de gobierno de los países de la Unión Europea firmaron el Tratado Constitucional y en 2005 fue aprobado por mayoría absoluta en el Parlamento Europeo.

Los objetivos del Tratado eran esencialmente cuatro: la armonización de la legislación, definición de la Unión Europea como unión de estados y ciudadanos con derechos fundamentales, un reparto de competencias mejorado y un cambio en el sistema de votación.

Ya desde un primer momento se dieron problemas a la hora de llegar a un acuerdo en cuanto al sistema de votación. España y Polonia no estaban de acuerdo con Francia y Alemania en este tema debido a diferencias que venían arrastrando de tiempos anteriores por otras decisiones y acciones. Desacuerdos que supusieron una gran crisis institucional a nivel continental  a la hora de concretar la Constitución, debido a su rechazo por parte de Francia y Holanda en los referéndums que tuvieron lugar en algunos de los países miembros.

Los ciudadanos de Francia y Holanda votaron en contra de la Constitución Europea con unos índices de participación del 69,3% y 62,8%, respectivamente. Una negativa que supuso el derribe del Tratado Constitucional al no estar de acuerdo en sus términos ya que solicitaban una Constitución y no una refundación de los principios de la Unión Europea.

Tras una nueva propuesta publicada el 19 de junio de 2007, este Tratado se ransformó en el Tratado de Lisboa, firmado el 13 de diciembre del mismo año. El Tratado de Lisboa modificó el Tratado de la Unión Europea y el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea. Se promulgó el 1 de diciembre de 2009 y en él se incluían las competencias de la Unión Europea, la Carta de los Derechos Fundamentales y diversas enmiendas en relación al Banco Central Europeo, Parlamentos, Tribunales, Defensa, Cambio climático y demás factores de considerable importancia para la Unión Europea.