Theresa May fija el día D y la hora H para el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, ha fijado el día y la hora exacta en la que el Brexit se hará efectivo: el 29 de marzo de 2019 a las once de la noche. Esta fecha señalada será enmendada en el proyecto de Ley de Salida de la UE que será debatido la próxima semana en el Parlamento británico y que, una vez aprobado, autorizará a la desconexión de Reino Unido.

En un artículo publicado hoy en el periódico “The Daily Telegraph”, la primera ministra dijo que la decisión de colocar el momento preciso del Brexit tiene como objetivo demostrar la determinación de su Gobierno de completar este proceso. La primera ministra ha querido mandar este mensaje a los diputados que aún ambicionan parar el Brexit en el Parlamento británico, aprovechando que esta ley ya ha superado su segunda lectura y entrará la próxima semana en la fase de comité, en la que se esperan muchas enmiendas.

No vamos a tolerar intentos desde ningún lado para utilizar el proceso de enmiendas a este proyecto de ley como mecanismo para bloquear la voluntad democrática del pueblo británico al intentar ralentizar o detener nuestra salida de la UE”, ha señalado la primer ministra en el Telegraph.

Por otro lado, la Unión Europea está preparando la segunda fase del Brexit y ha tendido la mano a hablar de lo que más le interesa al Gobierno británico: la futura relación con Europa. En esta línea, los representantes de los Estados miembros en Bruselas han trazado ya un calendario sobre cómo tejer ese segundo mandato que permita negociar con Reino Unido tanto la relación futura como la transición hacia esa segunda etapa. El diario El País ha tenido acceso al primer borrador de este documento elaborado por el Consejo Europeo que contempla tener listo un documento definitivo del nuevo mandato a finales de noviembre. Y que los jefes de Estado y de Gobierno puedan aprobarlo en la última cumbre del año, a mediados de diciembre.

En este contexto, las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea están en su sexta ronda sin que de momento se hayan conseguido avances sobre los términos de la ruptura, lo que ha creado una gran incertidumbre para las empresas y para los comunitarios que viven en el Reino Unido.