¿Cómo nos afecta?

En un contexto de crisis económica como el que afecta a la Unión Europea y, en especial, a los países del Sur de Europa, la hiperregulación es un importante obstáculo desde el punto de vista económico.

Las trabas burocráticas y administrativas provocan que las empresas europeas pierdan competitividad, lo que trae consigo destrucción de empleo y caída en la actividad económica.

Así lo reconoce hasta la propia Comisión Europea en el documento “Legislar mejor para potenciar el crecimiento y el empleo en la Unión Europea”, en el que afirma que la reducción de cargas administrativas podría provocar un aumento del 1,5% en el PIB comunitario, lo que supondría al menos 150.000 millones de Euros.

Actualmente hay más de 25 consultas públicas abiertas por la Unión Europea que afectan a ámbitos como el transporte, medio ambiente, pesca, salud en el trabajo, nuevas tecnologías, etc. Hay muchos sectores que se enfrentan a la hiperregulación y en el que las instituciones europeas tienen una magnífica oportunidad de legislar armonizando los derechos de los ciudadanos, de los trabajadores y de las empresas.

A continuación mencionamos sólo algunos ejemplos:

Sector naval

La decisión del Comisario de Competencia, Joaquín Almunia, de obligar al sector naval a devolver las ayudas recibidas entre los años 2007 y 2011 es una muestra de cómo la regulación y la burocracia suponen un serio obstáculo para la recuperación económica. Se estima que, debido a esta decisión, muchas empresas de este sector, del que dependen en España 87.000 familias, pueden ir a la quiebra.

Sector farmacéutico

El sector farmacéutico es un sector altamente regulado y dependiente de la regulación que se dicta en Bruselas. No en vano, la labor de las administraciones se centra, en gran medida, en aplicar la normativa comunitaria. Actualmente el Reglamento de Ensayos Clínicos o el Reglamento de medicamentos para niños son algunos de las normas de este sector que están en revisión.

Sector del tabaco

La nueva Directiva del Tabaco es uno de los procesos legislativos que más controversia está generando, debido a la naturaleza del producto. Las instituciones comunitarias tienen una oportunidad muy interesante de aplicar los principios de la Smart Regulation, de tal forma que se combinen los esfuerzos por proteger la salud pública pero sin generar pérdida de puestos de trabajos ni reducir la recaudación fiscal. En España, comunidades como Extremadura, Canarias, La Rioja o Cantabria tienen una fuerte dependencia económica de este sector, que genera más de 50.000 puestos de trabajo y una aportación de 10.000 millones de euros anuales en impuestos.

Sector aéreo

Como se recoge en el informe Hiperregulación en la Unión Europea de Foro Europa Ciudadana, los excesos regulatorios y la burocracia han tenido un importante efecto en este sector. De hecho, durante los últimos 25 años sólo en España han cerrado 43 compañías aéreas en un proceso de reestructuración que continúa abierto.

Sector bancario y financiero

Con la entrada en vigor del Tratado de Maastricht, el compromiso de la Unión Económica y Monetaria, la creación del Banco Central Europeo y la introducción del calendario para la entrada en vigor del euro, la regulación en torno al sector bancario se ha multiplicado y la crisis económica ha puesto de manifiesto las carencias del sistema. Solamente desde su creación hace poco más de diez años, el Banco Central Europeo ha aprobado ya 1.022 dictámenes.

background