La Unión Europea y el Reino Unido acuerdan la factura del Brexit

La Unión Europea y el Reino Unido llegaron a un acuerdo, no ratificado oficialmente, sobre la factura del Brexit que podría rondar los 45.000-55.000 millones de euros, según informó ayer The Telegraph.

El diario británico avanzó que ambas partes acordaron a finales de la semana pasada en una reunión en Bruselas que el Gobierno británico pagará una cifra que rondará los 45.000 millones y 55.000 millones de euros, aún por debajo de los 60.000 millones que pedía la UE inicialmente. Por su parte, Reino Unido ha pasado de no ofrecer nada a ir subiendo gradualmente la oferta y esto ha sido fundamental para reconducir una negociación que parecía abocada al fracaso.

Este tema era uno de los principales obstáculos de las conversaciones para la salida del Reino Unido de la UE. Para pasar a la segunda fase de las negociaciones, que comenzarán en diciembre, las dos partes tenían que detallar el monto que el Gobierno británico deberá aportar a las arcas de la UE por sus compromisos presupuestarios adquiridos antes del Brexit.

Esta noticia del acuerdo financiero aún no ha sido confirmada oficialmente pero se produce una semana antes de que se celebre un almuerzo crucial el próximo lunes entre la Primera Ministra británica, Theresa May, y el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Tras este hito, May espera que Bruselas acepte este acuerdo en la cumbre del 14 y 15 de diciembre antes de que comience la segunda fase de las negociaciones del Brexit.

Esta cumbre europea también abordará otro tema espinoso para el Gobierno británico: el estatus de la frontera entre la República de Irlanda y la región británica de Irlanda del Norte. Este polémico asunto se ha enquistado en los últimos días tras varias declaraciones por parte del Gobierno irlandés en las que asegura que si Reino Unido no ofrece mantener una “frontera blanda” podría vetar el acuerdo final. Por otro lado, el Gobierno británico ha descartado que Irlanda del Norte permanezca en el mercado único y la unión aduanera como propone la Unión Europea.

Una vez superados estos escollos dará comienzo la segunda fase de las negociaciones que centrará el foco en la  futura relación comercial entre la UE y el Reino Unido.