La UE reclama a May aclarar tres cuestiones prioritarias para continuar con las negociaciones

La semana pasada concluyó la cuarta ronda de las negociaciones del Brexit sin avances suficientes en las cuestiones fundamentales para la UE. El optimismo británico se vio matizado por la cautela de su contraparte europea.

Pese a este estancamiento, la Primera Ministra británica, Theresa May, pronunció un discurso en Florencia en el que propuso un período de transición de dos años, para evitar que el 29 de marzo de 2019- fecha en la que debería formalizarse automáticamente el Brexit- Reino Unido abandone la UE bruscamente sin aclarar cuestiones fundamentales como las relaciones comerciales, la gestión de fronteras o del espacio aéreo.

Por su parte, los líderes europeos reunidos la semana en Tallin (Estonia) no ven con malos ojos el calendario propuesto por May. Sin embargo, los Veintisiete no consideran oportuno discutir el futuro comercial entre Reino Unido y la UE sin acordar tres cuestiones prioritarias: aclarar los derechos de los europeos en Reino Unido, establecer las obligaciones financieras y garantizar la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte siga siendo fluida.

Esta postura de los líderes europeos ha sido ratificada hoy por el Pleno del Parlamento Europeo a través de una resolución preparada por el grupo de trabajo del Parlamento para el Brexit. Durante el debate de esta resolución también han intervenido el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el negociador jefe de la UE, Michel Barnier.

El Parlamento valoró las declaraciones de la primera ministra británica, Theresa May, en su reciente discurso en Florencia, pero constató que hacen falta más avances para continuar en tres aspectos prioritarios para la UE:

garantizar en su totalidad los derechos que disfrutan actualmente los 4,5 millones de ciudadanos de la UE y el Reino Unido,
respetar los compromisos financieros asumidos por el Reino Unido con la UE, y
resolver la cuestión fronteriza entre Irlanda e Irlanda del Norte, en línea con el acuerdo de Viernes Santo.

Otra condición adicional para dar por concluida la primera fase de negociación es garantizar el respeto a la legislación comunitaria hasta el momento de la salida oficial del Reino Unido de la Unión.

Por su parte, el Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, apuntó: “El discurso de Theresa May en Florencia demuestra que está abierta al diálogo y entiende lo que está en juego. Le insto a transformar la buena voluntad en propuestas concretas, necesarias para hacer avanzar las negociaciones con la UE. La votación de hoy confirma la unidad del Parlamento en apoyo a nuestro negociador jefe, Michel Barnier. El debate también ha puesto de manifiesto el deseo evidente de un diálogo constructivo con el Reino Unido, pero también la gran preocupación por los retrasos hasta la fecha. Espero que en los próximos meses se logren avances suficientes que permitan iniciar las conversaciones sobre la futura relación bilateral”.