Jaume Duch: “El Parlamento Europeo es una institución que trabaja siempre bajo la premisa de la negociación”

Desde el pasado mes de mayo Foro Europa Ciudadana ha puesto en marcha un espacio monográfico de entrevistas a los Eurodiputados  y otros españoles que trabajan en las instituciones europeas para que nos cuenten su experiencia. Ramón JáureguiPresidente de la Delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo; Ramón Luis ValcárcelVicepresidente del Parlamento EuropeoIzaskun BilbaoEurodiputada del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Vicepresidenta del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE); Soledad Cabezón, Eurodiputada del Grupo de la Alianza Progrsista de Socialistas y Demócratas; Santiago Fixas, Eurodiputado del Grupo del Partido Popular Europeo; Tania González, Eurodiputada de Podemos y Vicepresidenta del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/ Izquierda Verde Nórdica (GUE); Jordi Solé, Eurodiputado del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea;  ya han participado en esta iniciativa para acercar el día a día de la actividad política en Bruselas; y Jonás Fernández, Eurodiputado del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas; ya han participado en esta iniciativa para acercar el día a día de la actividad política en Bruselas.

En este caso el encargado de explicar su trabajo en las instituciones europeas es Jaume Duch, Portavoz y Director General de Comunicación del Parlamento Europeo, cargo que asumió en febrero de 2017 tras más de una década como Director de Medios de Comunicación de la institución. Duch es Licenciado en Derecho y ejerció como profesor de Derecho Internacional Público en la Universidad de Barcelona (1986-1990). Funcionario de la Unión Europea desde 1990, ha desempeñado siempre labores relacionadas con la información parlamentaria, entre ellas portavoz y consejero del Presidente Gil-Robles entre 1997 y 1999 y responsable de información parlamentaria de las Convenciones que redactaron la Carta de derechos fundamentales de la UE y el proyecto de Constitución Europea. Además, Es autor de diversas publicaciones, artículos y comunicaciones sobre cuestiones relativas a las instituciones de la Unión Europea y al derecho comunitario.

Con esta extensa experiencia profesional vinculada a la Unión Europea hemos querido conocer sus impresiones sobre las instituciones europeas y los temas de actualidad en torno a ellas:

  • ¿Cuáles son los principales retos de la UE para 2018?

La agenda de 2018 viene cargada de temas importantes. Seguiremos hablando del Brexit, porque la negociación pasará por varias fases. El objetivo es que el acuerdo esté cerrado en octubre o noviembre para que pueda ser tramitado por el Parlamento antes de marzo del 2019. Será un tema central también en cuanto a los presupuestos, ya que habrá que decidir si la UE de los 27 suple la parte que aportaba Reino Unido. En el Parlamento Europeo, ya se está preparando la decisión sobre el reparto de escaños una vez el Reino Unido se vaya.

Las negociaciones de gobierno en Alemania también estarán en el punto de mira, ya que las ideas sobre el futuro de la Unión Europea están teniendo un papel protagonista a la hora de alcanzar un acuerdo. Del mismo modo, la relación entre Merkel y Macron y sus propuestas para la UE marcarán sin duda una parte importante del debate sobre ese futuro.

En 2018 también habrá importantes citas electorales, como las elecciones en Italia el próximo marzo. A nivel institucional, el Parlamento Europeo se ha puesto en marcha para trabajar ya en la preparación de las próximas elecciones europeas, que se celebrarán seguramente entre el 23 y el 26 de mayo de 2019. En este contexto no hay que olvidar el problema de las falsas informaciones, las “fake news”. Para evitar el riesgo de que contaminen las elecciones europeas nuestra Dirección General de comunicación se ha dotado de un departamento para luchar contra la desinformación.

Hay temas que sin duda seguirán con nosotros este año porque son los que más preocupan a los ciudadanos y tienen un lugar preeminente en la agenda legislativa del Parlamento, como la crisis migratoria, la seguridad, la lucha contra el terrorismo, el acceso a energías renovables o el fomento del empleo.

  • ¿Cómo es el día a día en el Parlamento Europeo?

Ningún día es igual a otro. Es una institución compleja, en la que conviven 28 culturas políticas nacionales más la propia cultura política europea y hay muchas cosas sucediendo a la vez. En mi caso, además, la cuestión es combinar mis dos responsabilidades como Director General de Comunicación y como Portavoz del Parlamento Europeo.

Por un lado como portavoz tienes que acudir a muchas reuniones, seguir las noticias que van produciéndose en el Parlamento y estar al día de lo que se va decidiendo, no sólo en el pleno sino en las reuniones de comisiones parlamentarias, etc.; y por otro como Director General de una Dirección General que se encarga de todas las tareas e instrumentos de información y comunicación de la institución, desde medios audiovisuales o sociales hasta nuestros programas de recepción de visitantes.

  • ¿Qué ha cambiado desde que llegó al Parlamento Europeo en 1990?

En cuestiones de comunicación, todo es diferente y cambia constantemente, cada vez más rápido. Desde las elecciones europeas de 2009, la web del Parlamento Europeo y las redes sociales ocupan un lugar mucho más importante y activo. Hoy en día los ciudadanos utilizan diferentes canales para acceder a la información y aunque lo audiovisual aún tiene un peso importante, si hace unos años necesitabas grandes medios para producir contenido, hoy esto es mucho más sencillo. Ahora mismo, lo importante es centrarse en los distribuidores y multiplicadores que hacen que tu contenido llegue a muchas más personas a través de las redes sociales y aprovechar las posibilidades de interacción, que la comunicación pueda fluir en ambos sentidos.

Hace veinte años casi teníamos que perseguir a los periodistas, ahora tienes a todos los corresponsales de Bruselas queriendo saber qué ocurre en el Parlamento. Actualmente hay unos 1.000 periodistas acreditados que aunque parezca una cifra considerable no hay que olvidarse que la mayoría tienen que seguir la actividad de las instituciones europeas (Parlamento, Comisión, Consejo, Comité de las regiones…) pero también la OTAN o todo lo que sucede en Bélgica.

En este contexto, tenemos que dar todas las facilidades posibles a los periodistas para ayudarles en su trabajo. Tenemos que ser rápidos pero sin comprometer por ello la calidad.

  • En el Parlamento Europeo se toman decisiones cada vez más importantes pero los españoles no lo perciben así. ¿A qué lo atribuye?

Uno de los problemas es la lejanía geográfica, Bruselas o Estrasburgo se sienten como algo que queda muy lejos. Otro es el desconocimiento de las verdaderas competencias de la Institución, muchos ciudadanos todavía desconocen cómo funciona la Unión Europea y de hecho es normal que sea así. En general, se dice que “Bruselas ha decidido tal cosa” sin indicar qué institución lo ha hecho y cuál ha sido el proceso que lo ha hecho posible. La solución a todo esto es mejorar la cantidad y la calidad de la información, dar claves políticas de lo que pasa en el Parlamento, mejorar el nivel de conocimiento que los ciudadanos tienen  de sus eurodiputados y asegurarnos de que las normas que aprueba el Parlamento regulan las cosas que realmente interesan a la gente. Es importante que los ciudadanos sepan donde pueden encontrar información veraz y fiable. Las redes sociales nos han ayudado mucho, pero aún hay que hacer muchísimo más.

  • ¿Qué destacaría de la actividad del Parlamento Europeo?

Yo sobre todo destacaría la gran capacidad de trabajo que tienen los diputados en el Parlamento. Es una institución muy activa y que trabaja siempre bajo la premisa de la negociación y de la búsqueda del acuerdo entre fuerzas políticas diferentes, no sobre la base del enfrentamiento. Así que lo que destacaría es el diálogo por encima de todo.

Para que el lector se haga una idea, en la pasada legislatura (2009-2014) el Parlamento adoptó en pleno 2790 textos de los cuales 1071 eran actos legislativos.

  • ¿Cómo se ha vivido el ‘Brexit’ dentro de las instituciones europeas?

Al principio con incertidumbre, pero a lo largo de 2017 hemos visto que el Brexit ha servido de alguna manera como vacuna. Muchos ciudadanos se han dado cuenta de que la integración europea y los avances que nos ha brindado hasta ahora eran reversibles. El año 2017 acabó siendo un año positivo para la Unión Europea, con resultados electorales que desplazaron a populistas y euro-escépticos en algunos países y con la apuesta pro Europea de la campaña de Macron en Francia. El Brexit ha unido más a los 27 y ha lanzado el mensaje de que los que se van no pueden tener más ventajas que los que se quedan.