El Reino Unido inicia su salida de la UE

El 23 de junio, Reino Unido decidió dejar Europa. El referéndum convocado por David Cameron para consultar a los británicos si deseaban seguir formando parte de la Unión Europea supuso un revés para el propio premier, que anunció al día siguiente su dimisión, y para todos los gobiernos de la UE, que vieron cómo la amenaza de la partición se cernía sobre Europa alentada por el discurso eurófobo triunfante de Nigel Farage y dando fuerza a los de Geert Wilders (Holanda), Marine Le Pen (Francia), Matteo Salvini (Italia) y Alexander Gaudan (Alemania), entre otros.

Nueve meses después, Theresa May, sucesora de Cameron, ha firmado la carta con la que su Gobierno invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa. Este miércoles, 29 de marzo, se ejecuta el inicio de la salida de la UE con la entrega de dicha carta al presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk.

Se pone en marcha un proceso que aparentemente durará entre 18 y 24 meses, destinado a negociar el abandono de la Unión de uno de sus Estados miembros. Un hecho sin precedentes que abre muchos interrogantes en el fondo y en la forma, tanto por parte de Londres como del conjunto de Los 27.

El primero de ellos es el del plazo para la salida efectiva de Reino Unido. El artículo 50 establece que “los Tratados dejarán de aplicarse al Estado de que se trate a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de retirada o, en su defecto, a los dos años de la notificación a que se refiere el apartado 2, salvo si el Consejo Europeo, de acuerdo con dicho Estado, decide por unanimidad prorrogar dicho plazo”, por lo que, pese a que los distintos actores implicados ya han manifestado que quieren ejecutar la salida cuanto antes, queda por ver el tiempo que llevarán las negociaciones.

El proceso que se inicia ahora no implica el comienzo efectivo de las conversaciones. Tras recibir Tusk la carta, debe enviar las directrices para la negociación al conjunto de Estados miembros, algo que el propio Tusk ha asegurado se hará en las 48 horas posteriores a la recepción de la misiva de Theresa May. El siguiente paso será respaldar dichas directrices en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno convocada para el próximo 29 de abril, en mitad de las elecciones francesas (la primera ronda es el 23 de abril y la segunda está prevista para el 7 de mayo).

Una vez aprobadas las directrices en dicha Cumbre, se deben remitir a la Comisión Europea, que a su vez gestionará las negociaciones a través del ex comisario Michel Barnier, designado para llevar la voz cantante de la UE en el proceso. Barnier a su vez hará una propuesta al Consejo Europeo que, una vez aprobada, supondrá, esta vez sí, el inicio efectivo de las negociaciones.

La idea, según ha manifestado el propio Barnier, es que dicho proceso efectivo de negociaciones no lleve más de 18 meses, con la intención de dar medio año a los parlamentos británicos y europeo para que aprueben lo acordado. Aunque a día de hoy las diferencias parecen tan amplias que se antoja difícil atisbar un acuerdo en poco tiempo.

Los principales ejes de las negociaciones radican en el status y condición de los ciudadanos europeos residentes en Reino Unido, así como los de los británicos residentes en la UE. Éste es el tema más espinoso, aunque la relación económica y comercial que se establezca entre Reino Unido y la UE tras el Brexit también va a generar enconamientos. Londres pretende mantener la misma condición que hasta ahora, pero desde Bruselas se apunta que ‘Brexit es Brexit’, con todas las consecuencias. Que sea un Brexit duro o uno blando dependerá del proceso que está a punto de iniciarse.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google
  • RSS
Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Ciudadanos, Instituciones Europeas, Legislación, Políticas Europeas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rogamos se guarde en los comentarios mucho respeto y tolerancia.
Por tanto no publicaremos aquellos que denigren o insulten a personas o colectivos. No se publicarán aquellos que contengan números de teléfono, direcciones postales privadas o cualquier otro dato privado exceptuando el sitio web, que es opcional.

*


6 × 5 =